La Ruta de los Pantaneros

Ruta Pantaneros Chulilla


La Ruta de los Pantaneros, senda histórica, por donde los trabajadores de la construcción del embalse de Loriguilla acudían cada mañana a hacer sus tareas; es una de las rutas más espectaculares, por la combinación de parajes, umbrias y precipicios en el término de Chulilla.


Chulilla huele Magnesio, no en vano, es el paraíso de los escaladores, ya que cuenta con más de 360 vías de escalada, repartidas en 10 sectores y con una altitud que va desde los 30 a los 110 metros. Pero también se apta para la resto de amantes de la naturaleza, por esas preciosas rutas de senderismo, muchas aptos para niños, y que te acercan a cuevas del tesoro, baños plácidos dentro aguas turquesa e incluso, a pinturas rupestres milenarias.


Escalada en Chulilla


La Ruta de los Pantaneros discurre por el cañón del Turia. El río, lleno de vida desde el siglo XII, cuando empieza a utilizarse como medio de transporte de la madera, desde las altas tierras de la Serrania hasta Valencia. Es en el siglo XVIII cuando tiene la mayor importancia, y donde los gancheros se vuelven vitales para qué los troncos de madera llegaran flotando en la capital, después de 4 meses de largo recorrido. Este gremio centenario se fue perdiendo con el desarrollo de las carreteras y los medios de transporte, pero aún quedan en Chelva descendientes de estos trabajadores, los mejores de toda la zona según dicen, por su destreza en la fabricación de peanas. Su vestimenta típica y su gancho, herramienta que le da nombre a su profesión, perduran en algunos grabados costumbristas.

Maderero


En los años 50, cuando empezó la construcción del embalse de Loriguilla, la población se llena de los trabajadores de las obras: los pantaneros. Para hacer más corta la ida al trabajo, se construyeron dos puentes y de esta forma, en menos de un hora eran capaces de llegar al pie de la presa.


El siglo pasado, el caudal aumentó tanto que arrasó los dos puentes. Pero no fue este mal, el único que hizo el río, sino que toda Valencia quedó inundada durante la famosa riada del 57. En aquella época, tan solo quedaron intactos los escalones de piedra, así que los trabajadores no tenían más remedio que ir por el camino de La Pedriza o bien atravesando el barranco de La Soguilla.

Puente colgante Chulilla

Para restaurar esta senda histórica, el ayuntamiento de Chulilla ha construido dos puentes colgantes, exactamente en el mismo lugar donde se encontraban los antiguos. Están hechos con cables de acero de 28 mm de diámetro anclados en la roca además de 3 metros de profundidad. Parecen seguros, ¿verdad? Pues si, lo son. A pesar de eso, uno puede sentir la sensación de balanceo cuando pasa por encima de ellos y junto la preciosa panorámica del cañón, hacen de este punto uno de los más atractivos de la ruta.

Chulilla


COMO LLEGAR: Desde autovía CV-35 dirección Ademuz, tomar la salida de Villar del Arzobispo y continuar por la CV-395, dirección a Chulilla. (Localidades de paso Vanacloig y La Ermita)

Para llegar al aparcamiento municipal de Chulilla, hay que cruzar todo el pueblo, reglado mediante semáforos que permiten cruzar en un solo sentido puesto que las calles son muy estrechas.



     RECORRIDO: Ida y vuelta

     DURACIÓN:  3 horas

     DISTANCIA:  9,4 km

     DESNIVEL: 300 m

     CARTOGRAFÍA: IGN 694 San Antonio

     COMARCA: Los Serranos

     PROVINCIA: Valencia



Los Calderones - Hoces del Turia

RUTA: Si quieres seguir los pasos de los antiguos pantaneros, te recomiendo aparcar el coche a las afueras del pueblo, en el aparcamiento municipal gratuito que hay al final del calle Maestro Ambar. Puedes llenar tu cantimplora en la fuente que hay justo en frente. Agua de calidad, que viene de las fuentes de balneario, con propiedades minero-medicinales y que abastece a todo el pueblo. El inicio del itinerario se siguiendo la misma carretera local, y que pasa junto el albergue de El Altillo. Tan solo quedan unos pasos sobre asfalto, hasta llegar al desvío señalizado por un palo de madera.


Mirador de Compuertas

Empezamos a caminar por una senda del suelo, presidida por el Mirador de Compuertas, desde donde podemos ver la presa que regula el paso del agua por el pueblo. Un poco más adelante nos encontramos en el Mirador de La Carrucha, desde donde se puede ver desde arriba el Charco Azul, remanso de agua en el lugar más estrecho del río, que se aprovecha como piscina natural los días de calor. Un estallido de color que va del verde al azul turquesa, según el día y la luz que refleja.

Charco Azul de Chulilla

Continuamos por la senda que va justo por encima del cañón, gozando de la panorámica y sin darnos cuenta nos adentramos en el paraje de Los Calderones, que nos recibe con una cascada, sobre la que cruzamos un reguero de agua que corre a encontrarse metros abajo con el río. Bordeando el río por la parte superior de los cortados, llegamos a las escaleras originales de piedra que utilizaban los pantaneros.

Cañón del Turia

En  la base de las escaleras encontramos el primer puente colgante, el más alto de los dos, con una altura sobre el cama del río de 15 metros y con una pasarela de 21 metros de largo.

Puente colgante Chulilla


Seguimos en descenso hasta el cauce del río, donde se encuentra el segundo puente colgante, el más largo, con una pasarela de 28 metros y una altura de 5,5 metros.

Puente colgante Chulilla

A través del matorral de ribera, cruzamos uno de los sectores de escalada, donde muchos de ellos ya se enfrentan en la roca intentando encadenar las vías.

Escalada en Chulilla

Más allá otro puente, este no cuelga, sino que se trata de una pasarela de madera que cruza el río hacia otro sector de escalada. Nosotros continuamos la senda por el margen derecho del río, siguiendo los pasos de los antiguos pantaneros.

Pasarela madera

No queda mucho para llegar al embalse de Loriguilla. Una caseta redonda al lado de un puente metálico nos avisa que ya estamos cerca. Y por la pista asfaltada que discurre por la derecha vamos subiendo hasta llegar lo más alto. Nos entretenemos un poco saboreando las vistas, desde el camino de azulejos de piedra que pasa por encima de la presa.

Embalse de Loriguilla


Para volver, acabamos de cruzar la presa y empezamos a bajar por la pista forestal asfaltada que se encuentra unos metros más abajo con la senda por la que subíamos. Nos hemos quedado con ganas de continuar por la senda que parte desde el embalse hasta Chulilla, pasando por el barranco de La Falfiguera, pero esto será en otra ocasión. Chulilla, volveremos!

Presa de Loriguilla



INSTALACIONES:
  • Áreas recreativas. El Área recreativa de Pelma se encuentra unos 3 km antes de llegar al pueblo. Dispone de paelleros, merendero cubierto y fuente.
  • Fuentes. En el pueblo, junto al aparcamiento municipal, hay una de las fuentes con agua potable.
  • Albergues. Albergue El Altico. (650829240)




Senda realizada con Kike el 03-01-2017, para colaborar con el llibret de la falla El Mercat.


No hay comentarios:

Gracias por tu comentario!!!