El Camino de los Fareros de Serra Gelada

Serra Gelada


Serra Gelada es el parque natural que se encuentra entre las poblaciones de Alfaz del Pí y Benidorm, acondicionado en su ruta principal y apto incluso para personas minusválidas. Sus acantilados se elevan hasta los 400 metros por encima del nivel del mar, unos de los más altos de la península ibérica, y deben su origen a la acción combinada de las fallas y la erosión marina.


COMO LLEGAR: Desde autovía AP-7 dirección Alicante, tomar la salida 65 hacia la N-332 Benidorm Levante.

Seguir por la carretera N-332 en dirección Altea/Valencia.

En la segunda rotonda girar hacia la derecha por la calle El Albir. Casi al final de la calle, ya se ve una indicación hacia el Parque Natural de Serra Gelada, donde por una calle que empieza a subir se llega hasta la entrada principal, donde hay aparcamiento gratuito.



     RECORRIDO: Circular

     DURACIÓN:  3 horas

     DISTANCIA:  6,7 km

     DESNIVEL: 117 m

     CARTOGRAFÍA: IGN 613 Camarena de La Sierra

     COMARCA: Marina Baixa

     PROVINCIA: Alicante



RUTA: Tras pasar a través de la caseta de información del Parque Natural de Serra Gelada, iniciamos la ruta por la pista forestal asfaltada principal. Seguiremos principalmente la Ruta Roja de los senderos del parque, aunque nos desviaremos en un par de ocasiones para visitar algunos puntos de interés.

Esta ruta es conocida como el Camino de los Fareros, construido en 1961. El camino original, trazado con la edificación del faro en 1863 era una estrecha y escarpada senda que atravesaba la montaña; tal es así, que era peligroso en algunos tramos. Este camino iba bordeando el mar hasta la Cala de la Mina, desde donde empezaba a subir por el barranco y a partir de aquí, continuaba paralelo al que existe hoy en día.

Serra Gelada: Fosiles, entrada y mirador

El sendero apenas tiene desnivel y en unos metros llegamos a una área recreativa, provista de mesas y bancos. Justo al final de esta área, parte un sendero hacía la derecha que sube hasta el Alto del Gobernador. Esta es la Ruta Amarilla, pero nosotros hoy continuamos la senda principal.

Poco más adelante nace un desvío hacia la izquierda, que baja hasta la Caleta del Metge, pero tampoco lo tomamos y seguimos caminando por la pista.

Pasado el primer mirador y justo antes de llegar al segundo, podemos ver en las rocas de la derecha de la pista restos fósiles. Según nos explica el panel informativo se trata de Condrodontos, unos moluscos bivalvos ya extinguidos que se encontraban hace más de 100 millones de años en los fondos marinos de Serra Gelada. Estos animales vivían semienterrados verticalmente en montículos de fango, de forma parecida a como lo hacen las actuales nacras. Podemos observar como tienen distintas orientaciones, debido a que algunas de las conchas quedaron enterradas en posición vertical y otras horizontalmente.

Serra Gelada: Santuario de las Aves

Antes de atravesar el túnel, nos acercamos al mirador situado a la izquierda de este, y comenzamos a ascender por la ladera justo por encima del túnel hacia el Santuario de las Aves. Desde la cima las vistas son inmejorables y además nos encontramos con unas curiosas cuevecitas hechas de piedra, donde cada una de ellas alberga figurillas. La de las dos aves de barro es la primera que se hizo, y además ahora hay un buzón metálico donde poder escribir unas palabras.

Volvemos por el mismo sendero por el que hemos subido hasta el mirador, y continuamos por la pista asfaltada pasando ahora por dentro del túnel.

Serra Gelada: Tunel y minas de ocre



Sobre el kilómetro 1,5 desde la entrada al parque, nace un sendero hacia la izquierda, señalizado por un panel metálico, hacia las Minas de ocre. Ya desde lejos podemos observar las distintas entradas que habían, por el cambio de coloración de la tierra que las rodea. Estas minas son de origen fenicio, y aunque posteriormente también fueron explotadas por los romanos, finalmente fueron abandonadas, cuando el ocre cayó en desuso como colorante, con la entrada de nuevas sustancias en el comercio. Con una linterna y a escasos pasos de la entrada de la primera boca que encontramos, podremos observar aún en las paredes los restos de este mineral.

Seguimos el sendero, sin dirigirnos a la cala, bordeando la loma hasta llegar a las ruinas de los raíles que se construyeron para poder transportar todo el mineral que se extraía de las minas, hasta el mar; donde se embarcaba desde la pequeña cala.

Serra Gelada: Las Minas de Ocre

Siguiendo los restos de las columnas, barranco arriba, llegamos a la entrada principal de la mina, que se encuentra tapada en la actualidad.

Seguimos el sendero hasta llegar al Aljibe del faro, construido para almacenar el agua proveniente del barranco. Este aljibe puede almacenar hasta 58000 litros de agua en su cisterna. Se construyó de modo que el agua que llegaba del barranco tras las lluvias, se recogía en dos balsas donde se decantaban las impurezas antes de pasar a la cisterna. Y aunque se piensa que fue construido en el siglo XVI para los soldados de la torre Bombarda, fue también utilizado posteriormente por los fareros, tanto para su consumo como para el riego del huerto que había junto al faro.

Serra Gelada: Faro del Albir, Torre Bombarda y Aljibe

Retrocedemos de nuevo, para subir esta vez hasta el faro, que se encuentra edificado junto a la antigua Torre Bombarda, de la que aún quedan restos. Esta torre que recibe su nombre de una pieza de la artillería fue construida en el siglo XVI para poder avistar los barcos de los piratas y corsarios que amenazaban la costa. Los soldados accedían al interior de la torre por una escalera que llegaba hasta la parte superior, donde estaba la puerta, aunque toda esta parte desapareció durante la Guerra de la Independencia.

Lo que si que es posible visitar es el interior del faro, siempre y cuando se vaya dentro del horario en el que las puertas permanecen abiertas. El Faro del Albir es de 5º orden y fue encendido por primera vez el 30 de abril de 1863 con aceite de oliva. A partir de 1921 comienza a utilizarse como carburante gas acetileno ya que se cambia la linterna. En 1960 se automatiza y en 1984 se instalan paneles de energía solar. Las vistas desde el faro son espectaculares!

Serra Gelada: Boca de la Ballena

Comenzamos el regreso, esta vez por la pista asfaltada, pero nos desviamos hacia el último mirador. Desde este punto nace una peligrosa senda, que bordea el acantilado y va descendiendo hasta el mar. Esta señalizada como camino fuera de ruta, y es la que utilizan aún hoy en día algunos pescadores.

Seguimos nuestro camino, y justo en la curva donde nos desviamos hacia las minas, nace un sendero hacia la izquierda que sube hasta la Boca de la Ballena o Cova de Bou. Esta cueva, que se puede divisar desde la lejanía por su gran abertura, nos ofrece una sombra fresca que se aprecia en los días de más calor. Aún se aprecian gran cantidad de estalactitas y alguna estalagmita partida, junto a extrañas pinturas modernas sobre la piedra que parecen de origen religioso.

Este es nuestro desvío a la pista principal. Desde aquí volvemos a ella, y seguimos la ruta asfaltada hasta llegar al punto de origen, completando un recorrido circular por los puntos más interesantes de la zona norte de Serra Gelada.




INSTALACIONES:
  • Centro Información Faro l'Albir. Está abierto de lunes a viernes de 9:00 a 14:00 y los sábados y domingos de 10:00 a 13:30. Para concertar una visita guiada se puede llamar al 965889424.


No hay comentarios:

Gracias por tu comentario!!!