Poblado Íbero de Castellar de Meca

Castellar de Meca


COMO LLEGAR: Desde autovía A-7 dirección Albacete, coger la Salida 136 Alpera.

Seguir por la CM-3201, dirección Alpera.

Se entra en la población por la Avenida Maestro Colas. Hay que girar hacia la derecha por la Carretera Casas de Madrona (B-2/VV-8711).

Antes de pasar el límite con la Comunidad Valenciana de nuevo, sale una camino de tierra hacia la derecha con una señal hacia el poblado íbero. Más adelante, se gira hacia la izquierda  y luego de nuevo a la derecha (hay carteles indicadores hacia el poblado, no hay que seguir hacia la Finca del Romeral).

En el kilómetro 4 aproximadamente hay una explanada que queda a la izquierda donde se puede dejar el coche.




     RECORRIDO: Circular

     DURACIÓN: 2,5 horas

     DISTANCIA: 4 km

     DESNIVEL: 200 m

     SENDEROS: No tipificados.

     CARTOGRAFÍAIGN 793 Almansa

     COMARCA: La Vall d'Aiora

     PROVINCIA: Valencia




Poblado ibero de Castellar de Meca




RUTA: Iniciamos la visita por un sendero que discurre entre campos. Hay que tener en cuenta que, tanto el poblado como la vía de acceso, se encuentra en terreno privado, por lo que es primordial respetar los cultivos.

Al principio se encuentran algunas señalizaciones que nos van indicando el camino a seguir, siempre en suave ascenso y dirección noreste, hasta llegar a la ladera del Puntal de Meca, donde encontramos la carretera excavada en piedra para los carros que subían hasta el poblado.

Parking Castellar de Meca

Si vas mirando donde pones los pies, quizás tengas la suerte de encontrar algún resto fósil, ya que en la antigüedad esta zona estaba cubierta por el mar.


Fosiles en Castellar de Meca


Siguiendo la carretera llegamos a la fuente. Aún sigue en funcionamiento, y quizás era la zona donde los íberos tomaban un pequeño descanso antes de iniciar la subida al poblado. Tiene unas escaleras talladas en la piedra, y algunos piensan que podría haber sido un lugar donde se practicaran rituales y sacrificios.

Desde aquí existe la opción de subir directamente hacia el poblado, por una senda más directa; pero nuestra guía nos recomienda seguir por la misma carretera de piedra por donde subían los carros. Esta segunda opción es mejor, tanto por la subida más gradual, como por las vistas hacia el Valle de Ayora.

Fuente y Guerreros Iberos en Castellar de Meca


Si te fijas en el Puntal y con un poco de imaginación, podrás observar las caras de los guerreros íberos modeladas por el agua y el paso del tiempo sobre la roca de la montaña.

Por el Camino Hondo, llegamos en poco tiempo a la puerta de entrada del poblado, donde aún se pueden observar unos bloques ciclópeos, restos de la muralla construida sin argamasa que rodeaba el poblado. La pendiente del camino es del 30%, y en el último tramo, la roca está excavada a más de 4 m de altura.

En los laterales se puede observar las oquedades que excavaron para disponer palos horizontales de madera, que servían tanto para ayudar a subir a los carros que subían, como para frenar si era necesario a los que bajaban.

Aljibe. La Curva. Camino Hondo. Castellar de Meca.

La Gran Curva que cambia de sentido el camino, es un espectacular ejemplo de la ingeniería de la época. Se puede observar mucho mejor, si subes a un lateral y contemplas desde arriba la construcción.

Nos desviamos un poco del camino, para acercarnos a la otra puerta del poblado. Desde allí, un istmo que separa al Puntal del Mugrón, fue también tallado por los íberos para dificultar más el acceso por aquella zona.

Encontramos numerosos aljibes, algunos de ellos tan redondos que dan la sensación de ser una bañera o jacuzzi de piedra. Algunos tienen algo de agua, pero la mayoría han sido llenados de piedras por los pastores, para evitar que su ganado cayera y se ahogara en ellos.

Siguiendo el camino, justo a un lateral, está la cisterna más grande: El Trinquete, con una superficie de 29 x 5 m y una profundidad de 14 m. Se piensa que era el depósito principal, y que justo estaba al lado del camino, para facilitar las labores de carga y descarga.

Numerosas casas íberas rodean la zona. También es curioso el cruce de caminos tallado, donde se hacían apartaderos para los carros y poder transitar en ambas direcciones.

En la zona más alta del puntal, es donde se cree que se encontraban las casas de las familias mejor posicionadas. Desde el vértice geodésico (tan sólo es una pequeña señal metálica circular clavada en el suelo), se tiene una amplia vista, incluso hacía los puntales cercanos, donde se establecieron otros poblados íberos de menor importancia.

Escaleras Talladas. Vértice geodésico Puntal de Meca.

Castellar de Meca es un Monumento Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural desde 1931, aunque el nombre real del poblado íbero se desconoce. Significa ciudad deshabitada, porque data de los siglos V - II a.c., pero no se conoce con exactitud cuando se abandonó el asentamiento ni por qué motivo.

Para completar la ruta, descendemos junto a otro trinquete (no tan grande como el primero), por unas empinadas escaleras talladas en la piedra. La senda desciende rápidamente, cerca de la Cueva del Rey Moro, y llegamos de nuevo a la fuente, desde donde regresamos por el mismo camino.








    TELÉFONOS INTERESANTES:
  • Propietarios del terrero: Tan sólo los domingo de 9 a 14 horas el acceso es libre. Para el resto de horarios es preciso contar con la autorización del dueño, poniendose en contacto a través de su web, correo eléctrónico o por télefono ( 646163391 639607864 619842369 
  • Oficina de Turismo de Ayora: Desde esta oficina nos ofrecen visitas guiadas gratuitas al yacimiento, pero hay que llamar con anterioridad para concertar el día. En nuestro caso, quedamos en el mismo aparcamiento con la guía y dos miembros de protección civil, que nos acompañaron durante todo el trayecto; una opción muy recomendable si no se conoce la zona ni se tienen conocimientos en arqueología. *  c/ San Francisco, s/n. Ayora. ( 961890658
  • Bodega Los Barbas: Para darnos un homenaje al final del día, esta pequeña taberna ofrece platos de cocina de autor a un precio aproximado de 30 €/persona. (No dejes de probar su plato estrella: No Me Toques Los Huevos; seguro que te encanta)* c/ Segura, 1. Ayora ( 962191940