Brasil - Día 2 Sao Paulo: Recorrido por el centro

Sao Paulo
Fotografía vía flickr: David Castañón

En el primer contacto con Sao Paulo, me llama la atención la variedad de etnias que residen en el mismo sitio. Se dice que cualquier persona puede pasar por paulista y de hecho el pasaporte de Brasil es el más falsificado por la credibilidad a priori que presenta.

Para conocer el centro de la ciudad seguimos una ruta a pie propuesta Lonely Planet, que parte de la Praça da República, donde los domingos hay un mercado al aire libre, en el que se venden pinturas y artesanías. La parte norte de la plaza, ambientada por la comunidad gay, contrasta con la del sur, con edificios enormes de oficinas y hoteles y es por allí por donde iniciamos nuestro paseo a pie.
Edifico Copán y Edificio Italia. Sao Paulo.
Fotografías vía flickr: Adriano Queiroz. Daniel Jacdano.

El Edificio Italia (Av. Ipiranga, 344) de 46 pisos es el más alto del centro de la ciudad, seguido de cerca por el Edificio Copán (Av. Ipiranga, 200), pero no se puede subir a la azotea de ninguno de los dos, aunque desde la web Terracoitalia se pueden ver la panorámicas. Un café en la planta baja del Edificio Copán, exactamente en el Café Floresta, nos sirve para iniciar el día con fuerzas degustando el mejor café arábica cultivado en Minas Gervais, pero preparado "a la italiana", en este local de solera.


Seguimos callejeando y pasamos por la Biblioteca Municipal Mario de Andrade, antes de llegar al parque Ladeira da Memória. En esta colina está la Piramide dos Piques, el obelisco junto a la fuente que suministraba antiguamente el agua a la ciudad.
Colina de la Memoria y Teatro Municipal de Sao Paulo.
Fotografías vía flickr: Serlinar. Sergio Giusti. Cristiane Castilho.

Sin llegar a cruzar la vía hasta el Theatro Municipal, giramos a la derecha para cruzar sobre el puente de metal conocido como Viaduto do Chá. 

Dejando el demoniaco Parque Anhangabaú a un lado, seguimos hasta la Igreja de Santo Antônio, del s. XVIII y continuamos la rua Sao Bento, una calle peatonal repleta de comercios que nos lleva hasta la Igreja de Sao Francisco de Assis, ejemplo clásico del barroco portugués, situada en una plaza triangular junto a la facultad de derecho.

Parque Anhangabaú y Largo de Sao Francisco. Sao Paulo.
Fotografías vía flickr: Danilo Zamboni. carlos Alkmin. Jucandir Lima.

En la misma plaza se encuentra la controvertida escultura Idilio del Beso Eterno, de William Zadig, que representa el amor entre un joven francés y una indígena.

Por la Rua Senador Feijó se llega a la Praça y Catedral da Sé, la plaza de la catedral noebizantina.

Muy cerca se encuentra el Solar da Marquesa (Rua Roberto Simonsen, 136), residencia de la amante del emperador Dom Pedro I del s. XVIII y actualmente museo gratuito.

En la Praça Páteo do Colégio, se encuentra la misión donde los jesuitas fundaron la ciudad, y que cuenta con un museo con cafetería donde hacer un descanso.

Páteo do Colégio, Catedral da Sé y Solar da Marquesa. Sao Paulo.
Fotografías vía flickr: Sydney Pires. Alfred Myers. Antonio Marin Jr. K Jessen.

Desde la Rua Boa vista, giramos a la derecha en dirección a la Rua 25 de Março, repleta de comercios libaneses. Seguimos cogiendo las calles que salen a nuestra derecha en dirección al Mercado Municipal (Rua Cantareira, 306), donde nos preparan unos gigantescos bocatas con mortadela en uno de los puetecillos, que nos comemos allí mismo en las mesas altas con taburetes habilitadas para ello.

Mercado Municipal Sao Paulo
Fotografías vía flickr: foodfreak. Flavio Veloso. Ale Berger. Serlunar.

Regresamos en dirección sudoeste, hasta llegar al Monasterio de Sao Bento, uno de los más antiguos de Sao Paulo, muy cerca del Viaduto Santa Efigénia, hecho también de hierro como el de Chá. Desde él, por la calle del mismo nombre nos acercamos a otros dos rascacielos famosísimos en la ciudad: los edificios Banespa y Martinelli.
Monasterio Sao Bento. Edificio Martinelli. Edificio Banespa.
Fotografías vía flickr: daniel_gafanhoto. Bruno Schuveizer. Francisco Aragao. Layal Antanios.

El Edificio Martinelli (Rua Sao Bento, 405) fué el primer rascacielos que se construyó en Sao Paulo en 1929, pero no se puede visitar. Sin embargo si que se puede subir a la azotea de una de las sedes del Banco Santander en Brasil: el Edificio Banespa  (Rua Joao Brícola, 24), tan sólo 10 años más joven que su vecino. Las vistas desde arriba impresionan y corroboran que estamos en una de las 10 mayores ciudades del mundo, ya que no se llega a ver el perímetro exterior de la ciudad en ninguna de los puntos cardinales.

NS do Rosário dos Homens Pretos. Monumento a Mae Petra. Capoeira en Praça da República.
Fotografías vía flickr: Victor Galvao. tommstoerhains. RDKalman.

De nuevo a pie de calle, seguimos por la avenida Sao Joao hasta llegar a la iglesia de NS do Rosário dos Homens Pretos, levantada en 1906 por los brasileños para celebrar sus ritos ancestrales africanos. Junto a ella está el Monumento a Mae Preta, escultura de Julio Guerra que homenajea a las madres negras que sacrificaban el alimento de sus propios hijos para darlo a los de sus patrones, tal y como versa Ciro Costa a pie de estatua:

Na escravidad do amor, a criar filhos alheios,
rasgou, qual pelicano, as maternaes estranhas,
e deu a patria livre, em holocausto, os seios.

Acabamos el recorrido de regreso a la Praça da República, girando hacia la izquierda por la esquina más famosa de Sao Paulo (Av. Sao Joao - Av. Ipiranga), que no es otra que la que Caetano Veloso describe en su canción Sampa.






No hay comentarios:

Gracias por tu comentario!!!