Brasil - Día 3 Sao Paulo: Barrios Liberdade, Moema y Paulista.

Barrio Liberdade en Sao Paulo.
Fotografía vía flickr: Lucas Dias

Liberdade

Un barrio donde perderse tranquilamente es sin duda alguna Liberdade. No está lejos del centro histórico, pero se puede llegar tomando la línea del metro L1 Azul hasta la parada de Liberdade.

Lleno de tiendas y restaurantes orientales y adornado con las farolas que simulan los típicos farolillos rojos, Liberdade es el barrio donde reside la mayor población de descendientes japoneses fuera de Japón, aunque hoy en dia también residen otros inmigrantes asiáticos.
Barrio Liberdade en Sao Paulo.
Fotografías via flickr: Luciano Marra. oPrimo. Marcif Fotógrafo.

Comemos en uno de los restaurantes asiáticos, con precio muy asequible y una gran similitud con la cocina original del país. Y después seguimos callejeando, hasta dar con una tiendecita, de la que no puedo evitar comprar al pequeño P-Chan hecho peluche (El cerdito negro que siempre acompañaba a Akane en el manga Ranma).


Alrededores de Avenida Paulista

El barrio Cerqueira César fue en otro tiempo la zona de residencia de los barones del café, aunque hoy en día las mansiones han dado paso a edificios modernistas de oficinas.


Hacia el sur se extiende el Parque Siqueira Campos, donde permanece parte de la selva que fue arrasada para construir la ciudad. Un poco más hacia el este, se encuentra una de las zonas más selectas de la ciudad con las más elegantes boutiques.

Pero a Paulista hay que acercarse aunque sea para visitar el MASP, el Museo de Arte de Sao Paulo Assis Chateaubriand (Av. Paulista, 1578), uno de los más importantes de Sudamérica, que fue proyectado por Lina Bo Bardi. Se puede llegar fácilmente tomando la línea de metro L2 Verde, bajando en la parada de Trianon-Masp.
MASP Museo de Arte de Sao Paulo Assis Chateaubriand.

El museo alberga pinturas occidentales de Rafael, Mantegna y Boticelli, de la escuela italiana; y de Renoir, Monet, Delacroix, Cèzanne, Picasso, Modigliani, Toulouse-Lautrec, Van-Gogh, Matisse y Chagall, de la escuela de París.

También posee pinturas de las escuelas portuguesa, española y flamenca, como las obras de Goya y El Greco; además de las de artistas brasileños, entre los que destaca Cândido Portinari.

En el piso inferior hacemos una parada en la cafetería del museo, donde comemos en el buffet.


Ibirapuera y Moema

El Parque do Ibirapuera es perfecto para perderse paseando en sus 2 km de parque con arboles. La sede de la Bienal de Sao Paulo, además alberga monumentos, como el de Bandeiras de Victor Brecheret, y museos como el de Arte Contemporáneo, Arte Moderno y el Museo Afro Brasil.

Los domingos se pueden escoger libros en la biblioteca al aire libre dentro del Bosque da Leitura. También hay puestecillos donde tomar algún tentempié o comprar comida para tomarla a modo de picnic en el parque.
Parque do Ibirapuera en Sao Paulo
Fotografías vía flickr: Serlunar. Thiago Piu. 

El parque no quedaba muy lejos de nuestro hotel, pero se puede llegar fácilmente tomando la línea de metro L1 Azul, y bajando en la parada de Vila Mariana. Después hay que coger el autobús 775-A Jardim Aldagiza.

En la Avenida Ibirapuera está el Shopping Ibirapuera (Av. Ibirabuera, 3103. Moema), un gran centro comercial donde encontramos tiendas como BR-111, donde comprar camisetas con los estampados y colores de la típica bandera brasileña, o Havainas, el paraíso de las chanclas.

Por la noche, en el barrio de Moema, nos acercamos hasta el Bourbon Street Music Club (Rua dos Chanés, 127), para degustar una caipirinha mientras escuchamos música jazz y blues en directo.