Sudeste Asiático: Camboya - Siem Reap y visita a los templos de Angkor

Siem Reap - Angkor

Después de desechar la idea de cruzar desde Thailandia a Camboya en autobús, optamos por volar con Bangkok Airways desde el aeropuerto de Suvarnabhumi hasta el de Siem Reap.

Llegamos al centro de Siem Reap por la carretera nacional NH6 en tuk-tuk, una moto con un pequeño remolque en el que caben dos personas con sus mochilas. El nombre Siem Reap, significa siameses derrotados.

En la zona del Psar Chaa, buscamos alojamiento y visitamos un par de ellos para ver su aspecto. El Shadow of Angkor Guesthouse, recomendado en la guía, aunque tiene buen aspecto y esta muy bien situado, no nos gusta por ser excesivamente "guiri". Al final nos alojamos en el Ivy Guesthouse2 (Central Market Street☎ 012 380516 info@ivy-guesthouse.com), una pensión cuidada que se encuentra en la calle con puestos de venta de fruta fresca, donde compramos los tentenpies mientras visitamos la ciudad. En esta calle también encontré una pequeña tienda, donde vendían todo tipo de mochilas The North Face muy baratas, y con una de ellas, reemplacé mi incomodo mochilón que me estaba destrozando la espalda.

Dead Fish Tower - Siem Reap

Para comer fuimos al Dead Fish Tower (Ph Sivatha), un restaurante con el interior repleto de escaleras y altillos de madera desvencijados, con algunos ordenadores a los que les faltaban un par de teclas. En la planta baja, hamacas, cojines y mesas de troncos para comer en el suelo y un pequeño estanque donde tenían cocodrilos.

Dead Fish Tower - Siem Reap

Pactamos con un tuk-tuk para que nos recoja el día siguiente de madrugada, y poder ver el amanecer desde los Templos de Angkor. Se paga al chófer por día entero, y además de acercarnos hasta la zona, nos lleva por dentro del complejo templario, parando en cada templo para que podamos recorrerlo tranquilamente. Las distancias son tan grandes, que visitar todo en un día a pie, es prácticamente imposible.

Angkor Wat

Quedamos a las 4:30 con el chófer y aún de noche nos dirigimos hacia los templos. Paramos en la taquilla oficial (Entrada: 20$. 5:00 - 17:30) y nos toman una foto para sacar el pase para un día y poder así adentrarnos en la capital del antiguo imperio Khmer de Camboya.


Los templos que hay, no son todos los edificios que existían, sino tan sólo una parte del centro político, social y religioso de un imperio que se extendía desde Myanmar hasta Vietnam. Sólo los templos estaban hechos de piedra, que era el material reservado para los dioses. El resto de edificios eran de madera y por eso se han perdido.

Angkor Wat

En el siglo XII Suryavarman II, construyó el que sigue sigue siendo el mayor edificio religioso del mundo: Angkor Wat, y justo allí nos sentamos tranquilamente frente a su laguna, a esperar que el sol aparezca por detrás del templo, ofreciéndonos imágenes impactantes acompañadas del sonido de la selva, que ayuda a crear el entorno místico.

El santuario central es en honor a Visnu, el dios patrón de Suryavarman, y su templo funerario. Tiene 3 niveles, cada uno de ellos es un cuadrado rodeado por galerías comunicadas entre sí, con una torre principal en el centro de 55 m sobre el suelo.

Angkor Wat

Los investigadores siguen aportando hipótesis acerca del significado de la disposición de su estructura. Algunos creen que el paso por la pasarela exterior hasta el interior significa el viaje hacia el origen de la creación del universo. Otros opinan que es una representación del monte Meru hindú y sus picos menores alrededor, siendo los patios bajos los continentes y el foso, los océanos, con los naga de siete cabezas de la pasarela, como guardianes de la morada de los dioses.

Lo mejor es explorarlo justo después del amanecer, cuándo aún no esta repleto de gente. Los bajorrelieves de casi 1 km de longitud son espectaculares. Una de las escenas más famosas es El batir del océano de leche, en el tramo sur de la galería este, con 88 asura (demonios) en una parte y 92 deva (dioses) a la otra, que baten el mar para extraer el elixir de la inmortalidad.

Phom Bakeng

Después del recorrido nuestro guía nos espera para acercarnos a Phnom Bakeng, un templo construido durante el reinado de Yasovarman, y del que se dice que también representa al mítico monte Meru. Si se sube hasta arriba, se puede tener una fantástica visión hacia Angkor Wat y del resto de la jungla que rodea todos los templos.

Muy cerca se encuentra la ciudad fortificada de Angkor Thom, a la que entramos por la puerta sur, decorada con el rostro de Avalokiteshvara, el Buda de la compasión. Las murallas tienen 6 m de altura, 8 de anchura y más de 12 km de perímetro. Esta ciudad fue construida por Jayavarman VII, el rey más grande de Angkor.

Angkor Thom Bayon

Dentro del recinto nos cruzamos con un par de elefantes, con los que los turistas recorren Angkor Thom acompañados por sus dueños. El monumento mas impactante es Angkor Thom Bayon, que parece uno de los castillos de arena mojada, pero repleto de rostros esculpidos en piedra, que se dice que representan al buda sonriente de la compasión, aunque otros investigadores aseguran que tiene parecido con el rey Jayavarman, que controlaba así a sus súbditos con los 216 rostros dirigidos acia todas las direcciones. Además, en los bajorrelieves hay esculpidas más de 11000 figuras, que representan escenas de la vida en la Camboya del siglo XII, como combates de boxeo y peleas de gallos.

En la parte superior de la torre principal, encontramos a un grupo de jóvenes bailarinas, atiavadas con el traje típico, tocado dorado y largas uñas, que representan poses de alguna de sus danzas.

Apsaras. Bailarinas en Angkor Thom Bayon

El Baphuon ha sido llamado el mayor puzzle del mundo, ya que fue desmontado pieza por pieza por un equipo de arqueólogos antes de la guerra civil, pero al quedar sus registros destruidos durante la época del Khmer Rojo, se sigue con el proceso de restauración.

Angkor Thom Baphuon

Se encuentra 200 m al NO de Bayon, y también es una representación piramidal del monte Meru que señalaba el centro de la ciudad hasta la construcción de Angkor Thom.

Phineakas

Visitamos también la Terraza del Rey Leproso, una plataforma de 6 m de altura, sobre la que se levanta una misteriosa estatua, que se cree que representa a Yama, el dios de la muerte, porque este recinto se usaba como crematorio real. Su nombre se debe al rey Yasovarman, que según la leyenda murió de lepra.

Terraza del Rey Leproso - Angkor

Sus muros están decorados con tallas con apsara sentadas, las bailarinas celestiales. Tras el muro frontal, se encuentran ocultas en una zanja unas figuras con aspecto maligno muy bien conservadas.

Terraza de Los Elefantes - Angkor

Muy cerca se encuentra la Terraza de los Elefantes, con unas escaleras repletas de elefantes de 3 cabezas. La terraza se apoyaba sobre pabellones de madera y se usaba como una tribuna en las ceremonias públicas y desfiles.

Preah Kahn


Ya a las afueras de Angkor Thom, nos acercamos hasta Preah Khan, una universidad budista que albergaba a mas de 1000 profesores. Es un laberinto de pasillos abovedados con tallas en piedra recubiertas de líquenes y enredaderas, con un estilo muy personal. La entrada está dedicada al budismo mahayana, y el resto de puntos cardinales a Siva, Visnu y Brama, con puertas cada vez menores.

Angkor East Mebon

Tanto East Mebon como Pre Rup tienen una disposición piramidal y está permitido escalar hasta la parte superior.

Angkor Pre Rup

Ta Prohm es uno de los templos más buscados para fotografiarse entre las raíces de los grandes arboles que lo van engullendo poco a poco.

Angkor Ta Prohm. Fotografía de Sunny Merindo.

Se conserva prácticamente en el mismo estado que cuando los exploradores franceses lo descubrieron hace más de un siglo.

Angkor Ta Prohm

Es un templo budista mahayana del siglo XII, con pasillos estrechos y algunas zonas acordonadas por peligro de desprendimiento y ha servido de escenario de películas como Tomb Raider y Dos hermanos. Fantástico para observar la puesta de sol y el espectacular contraste de la piedra con la naturaleza.

Banteai Kdei


No hay comentarios:

Gracias por tu comentario!!!