Lanzarote Ruta Norte: Cueva de Los Verdes - Jameos del Agua - Ye - Mirador del Río

El norte de Lanzarote es muy distinto al sur, donde estoy hospedada y tiene un clima soleado. De hecho, estuvo lloviendo durante la mitad del trayecto. A la zona norte se la conoce como el Malpaís de La Corona, donde existe un conjunto de galerías y grutas de orígen volcánico de características muy singulares.

Volcán de la Corona

El núcleo principal de este sistema, situado en el municipio de Haría, lo constituye un espectacular tubo volcánico, creado por la solidificación de la lava expulsada por el Volcán de la Corona en un proceso que se remonta a un período entre 3000 y 4000 años.

En este lugar, nacido de la acción violenta de la naturaleza, el Cabildo Insular de Lanzarote decidió el acondicionamiento de uno de los más interesantes de su red de Centros de Arte, Cultura y Turismo, abierto al público en 1966.

Jameos del Agua

Jameos del Agua (Carretera de Órzola, LZ-1. 928 848 020 Horario Diurno: 10:00 - 18:30 horas. Horario Nocturno: Martes y Sábados de 19:00 a 02:00 horas. Horario Restaurante: 19:00 - 23:30h.) es el primer centro turístico que se creó en la isla, como no, por Cesar Manrique. Es una gruta volcánica acondicionada con luces y música, compuesta por una laguna natural de agua salada donde habitan unos curiosos cangrejos ciegos, que se aprecian con unos puntos blancos en el fondo cuando se mira desde la distancia.

La palabra jameo proviene supuestamente de la antigua letra aborigen y se refiere a la oquedad que se produce tras el desplome del techo de una cueva volcánica. Los jameos se formaron en varias zonas de esta parte de la isla al desplomarse estos techos de las grutas volcánicas, en un proceso natural que configuró posteriormente el actual estado de la zona.

Jameo Chico - Restaurante Jameos del Agua
Al bajar al Jameo Chico, se encuentra el bar, donde paro para tomar un refresco y dejarme llevar por la atmósfera mágica de la isla. Nos sentamos en la mesa junto a la barandilla, desde donde se veía la laguna mientras se escucha música muy relajante. En esta zona, en dirección este se inicia el Túnel de la Atlántida, una espectacular gruta sumergida que avanza por las entrañas del océano y donde numerosas expediciones submarinas y espeleológicas han descubierto diferentes formas de vida abisal.

Laguna Jameos del Agua

Desde el Jameo Chico se accede a la Laguna por una escalinata decorada con plantas. El lago subterráneo de agua salada y cristalina, nos proporciona una espectacular gama de colores cuando la luz penetra por un orificio abierto en el techo de la gruta como consecuencia de la explosión de los gases en su proceso de formación. El nivel del lago se rige por la pleamar y la bajamar del océano, cuyas aguas se filtran a través de la corteza volcánica hasta conformar esta singular laguna en el interior de la gruta.

En la laguna esta prohibido tirar monedas, costumbre muy típica de muchos visitantes que al corroerse, ponen en peligro la vida de unos cangrejos abisales que solo habitan allí. Son muy pequeños y blancos, y hay millones. De hecho, se han convertido en el símbolo de esta obra y popularmente se les conoce como Jameitos.

Jameito - Mundinophsis polymorfa - Jameos del Agua - Lanzarote

Atravesamos la laguna por un pasadizo de piedra de 100 metros de ancho y un poco estrecho, construido en un lateral sobre ella.

El Jameo Grande tiene unas cubiertas, que se usan por la noche, ya que también es posible realizar una visita nocturna en la que se cambia el sonido y la iluminación. Es otra de las burbujas volcánicas con un jardín de flora tropical y una piscina de fondo blanco y agua turquesa, en la que actualmente ya no es posible bañarse.

Auditorio de música - Jameos del Agua

El Auditorio de música que se encuentra al final del Jameo Grande es una sala de concierto de 600 plazas con un acústica extraordinaria. A continuación está el Jameo de la Cazuela, una cueva con un surtidor que brota del extremo de la roca, pero ambos están cerrados al público en el momento de nuestra visita.

Entrada a la Cueva de Los Verdes

La Cueva de Los Verdes, está muy cerca de los Jameos, y es que en realidad forma parte del mismo tubo volcánico subterráneo que los Jameos del Agua. Fue adaptada por el artista Jesús Soto, quien diseñó su acondicionamiento interior, para convertirse en Centro de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo Insular de Lanzarote.

Entrada a la Cueva de Los Verdes

A partir del siglo XVII, estas grutas que ahora se visitan eran utilizadas por los antiguos habitantes de la isla para proteferse de las incursiones que realizaban periódicamente los cazadores de esclavos y piratas berberiscos del norte de África, tal y como atestigua el historiador lanzaroteño Agustín De la Hoz. Posteriormente se refugiaron allí una familia de pastores conocidos como Los Verdes, que son los que dieron el nombre a la cueva.

Cueva de Los Verdes

Se puede visitar un tramo de unos 2 km, que alberga los aspectos geológicos más relevantes. El recorrido se efectúa por una galería que llega hasta el Auditorio, a partir del cual se inicia el regreso hacia la entrada, por otra galería superpuesta. Desde el Auditorio, la gruta continúa en un solo nivel su dirección natural hacia el Volcán de la Corona.

A lo largo de todo el itinerario se observan lugares de extraordinario interés, cuyos topónimos hacen referencia a hechos de tipo histórico, literario o geológico, producidos en la larga historia de la cueva. Estos puntos son conocidos con nombres tan sugerentes como la Sala de Los Estetas, El Soplo de Dios, La Garganta de la Muerte, La Puerta Mora...

La Cueva de los Verdes posee un sistema de sonido e iluminación que hace muy agradable su recorrido, gracias también a la temperatura, siempre en torno a los 20 ºC. En toda la gruta podemos comprobar el constante flujo de aire exterior, lo que proporciona una agradable sensación ambiental en toda la visita.

Cueva de Los Verdes

Desde el punto de vista geológico, las características de este espacio natural son muy notables, como podemos comprobar si nos detenemos a admirar sus numerosos rincones repletos de estafilitos, así como los ríos de la solidificada, las diferentes coloraciones de la roca y los distintos desprendimientos.

Lagarto en la cueva de los verdes

La sorpresa final que guarda La Cueva de Los Verdes, tan solo la conocemos los que hemos atravesado sus túneles, así que es mejor que siga manteniéndose el secreto, para que el visitante tenga la misma experiencia que una misma.

Después de la visita a la cueva, seguimos nuestro trayecto dirección norte, donde está el Volcán de La Corona y nos vamos imaginando como bajo nuestros pies, continua ese laberinto de pasadizos volcánicos que partía de los jameos.

Riscos de Famara

Pasamos la población de Ye de largo y nos dirigimos a los Riscos de Famara, unos acantilados altísimos con un mirador desde el que se observa El Río, que es el brazo de mar que separa Lanzarote del Archipiélago Chinijo. Por aquí navegaron barcos fenícios y romanos en la antigüedad, como lo demuestran los restos arqueológicos hallados en el fondo marino. Estas naves aprovechaban la excelente protección natural que ofrece esta zona para la navegación marítima y además, se proveían de agua potable procedente de las cercanas fuentes de Gusa, en la base del acantilado de Famara.

Escultura Mirador del Río

Lo primero que nos sorprende en nuestra llegada al Mirador del Río es el gran teatro semicircular de acceso, construido con piedra seca, y que oculta la visión del paisaje. Esta idea de Cesar Manrique fue para aguardar al último momento el impacto de la vista, con el propósito de convertirlo en una gran sorpresa, al final de la sinuosa galería de paredes blancas y suelo de madera.

Mirador del Río

En su interior, de estilo sobrio pero con una perfecta integración y mimetismo de la obra del hombre con el medio ambiente, destacan dos esculturas suspendidas del techo, construidas con chatarras y materiales de desecho. Su función es romper al onda acústica.

Interior Mirador del Rio - Escultura

Desde el mirador vemos los islotes del archipiélago Chinijo, formado por La GraciosaMontaña ClaraAlegranza El Roque del Oeste, declarados oficialmente espacio natural protegido. La Graciosa es la única isla del archipiélago que esta habitada y su gente se dedica mayoritariamente a la pesca. Para llegar a esta isla, hay que coger un barco llamado El Graciosero, desde el puerto La Caleta del Sebo, en Orzola.

Isla Graciosa - Archipiélago Chinijo

Después de la visita al Mirador, volvemos a Ye y paramos en un restaurante donde comimos platos típicos canarios, mientras disfrutamos de una vista fenomenal hacia el Volcán de La Corona.



No hay comentarios:

Gracias por tu comentario!!!