Tanzania Día 2: Arusha - Machame Hut

Memorias del Kili

Inicio ruta desde Machame Gate

Hoy comienza nuestra aventura. Cargamos nuestra mochila en la matatu y nos dirigimos hacia Moshi, una población que se halla a unos 800  de altitud a los pies del monte Kilimanjaro, centro de una de las principales regiones de cultivo de café de Tanzania. Precisamente aquí es donde se cultiva la variedad arábica, que se utiliza para especialidades de café de alta calidad.

Pero antes de llegar a esta población nos desviamos hacia Machame, población punto de partida de nuestra ruta. Tras pasar las puertas de Machame Gate (1490 m), valladas y protegidas por ejercito armado, conocemos a nuestro guía y al equipo de porteadores, que tras organizar el papeleo en la caseta de entrada se ponen a pesar cada uno de ellos el equipo que van a transportar. Hay un límite de 15 Kg, sin incluir su propia ropa y comida, que atan alrededor de los equipajes.


Todas las ascensiones al Kilimanjaro deben organizarse con un operador turístico, y con este precio se paga tanto la entrada al parque, la gestión, guías, porteadores, tiendas, comida y transporte. Los guías, y al menos un proteador para el guia, son obligatorios y los proporciona la empresa de trekking. Estos guías tienen que estar registrados en la dirección del parque nacional y su trabajo solo consiste en indicar el camino. Tuvimos suerte al contar con Reginald (o Regi, tal como le llamabamos nosotros), que además de acompañarnos en todo momento nos daba información sobre la fauna, flora e incluso información sobre aspectos políticos y económicos del país.

El primer día se inicia el ascenso a través de una exhuberante selva tropical y Regi se detiene a enseñarnos las distintas especies de flora que solo crece aquí en el P. N. Kilimanjaro. Yo creo que además aprovecha para que nosotros tomemos un respiro ; nos enseña la flor “kilimanjaro pasión” o algo así que debe de ser la Impatiens kilimanjari y la encontramos posteriormente y en varias tonalidades. Nuestros porteadores y los de otros grupos nos van adelantando.
A mitad del camino los vemos parados en un lateral. Nos han preparado un almuerzo pic-nic con un mantelito en el suelo y esterillas donde sentarnos. Nos traen agua en un barreño para lavarnos las manos. Después del almuerzo continuamos subiendo, pero cuando aún estamos recogiendo nuestra mochila, los porteadores ya han desmontado todo, han recogido y siguen su camino a paso ligero.

Ascenso a Machame Hut

El camino es una especie de escalera artificial a bancales, que ellos prepararían en su momento.

Para evitar el mal de altura el lema es: Bebe y mea, cuanto más mejor, para regular el balance hídrico. David y yo nos adelantamos un poco del grupo para poder buscar un sitio adecuado; pero el camino se va estrechando cada vez más y no hay zonas adyacentes de selva donde poder ocultarse.

El paisaje va cambiando poco a poco y sin darnos cuenta vemos que hemos llegado a Machame Hut (3050 m) al encontrar un “toilette” que no es más que una caseta de madera con un agujero en el suelo.
Esperamos al grupo y continuamos con ellos hasta nuestras tiendas “Quechua”. Los porteadores ya han montado nuestras tres tiendas (una para Javi, otra para Alberto y Jose y otra para David y para mi), la tienda comedor y otra tienda que es donde hacen la comida.

 La rutina será a partir de aquí la misma. Nos traen agua caliente a la tienda para asearnos y después nos preparan la merienda.

Siempre preparan bebidas calientes, para reponer líquidos y coger un poquito de calor, pero hoy hay palomitas. La verdad es que resulta increíble el estar en África a 3000 metros de altitud en medio de la selva y comiendo palomitas recién hechas. Todo un lujo inesperado!

 Después descansamos un poquito en la tienda, hablando, o bien haciendo fotos, (la panorámica es impresionante). Cuando anochece nos sirven la cena. Siempre hay sopa de primero y después según el día: patatas fritas, carne, pescado… las sopas me encantan, siempre que no se pasen con el picante; cosa que aquí es bastante normal. Creo que añaden pimienta para compensar la falta de sabor o los días que llevan los alimentos fuera de refrigeración. Prefiero pensar que es la primera. Tampoco salan mucho los platos; en general, la comida es un poco sosa (aunque al final comimos mejor aquí en el Kilimanjaro que en los lodges, igual por el ambiente, no lo se).

Y después de todo esto a dormir, porque enseguida nos quedamos muy a gusto charlando los cinco, el día siguiente es duro. Además, la tienda comedor la gastan los porteadores para dormir. Regi y el cocinero creo que duermen separados en la tienda que usan para encender el hornillo y preparar la comida porque está prohibido en todo el parque hacer fuego con leña. Probablemente Bahari, el guía asistente, duerme con ellos.

Es el primer y único sitio donde siento un ligero dolor de cabeza, síntoma de mal de altura. Pero tomo un paracetamol y se me pasa, pudiendo así pasar una buena noche, aunque esto me hace proponerme seriamente en beber continuamente para que no vuelva a sucederme.


RUTA:
  • RECORRIDO: Lineal
  • DURACIÓN: 6 horas
  • DISTANCIA: 10,75 Km
  • DESNIVEL: 1560 m

No hay comentarios:

Gracias por tu comentario!!!