Turquía - Día 9: Pamukkale y Hierápolis – Afrodisias – Efeso – Esmirna

Paseos por las antiguas civilizaciones

Pamukkale

Hoy nos levantamos muy pronto para poder visitar Pamukkale los primeros, y poder ver así los travertinos sin la horda de turistas que normalmente los rodean.

Se puede acceder al parque por tres entradas: Para ir andando desde el mismo pueblo hay un camino que sale desde Mehmet Akif Ersoy blv., casi enfrente de Atatürk cad. Para la entrada norte hay que acercarse hasta el pueblo siguiente Karahayıt y la última opción, por donde nosotros accedemos, es la entrada sur, en la que hay que tomar la carretera Yenikou Yolu, que sale desde Mehmet Akif Ersoy blv. En la intersección con Okuz Kagan cad.

La entrada vale 20 TL y da acceso a los travertinos y a la visita de las Ruinas de Hierápolis, la visita al Museo Arqueológico (3 TL) y el baño en la Piscina Sagrada (25 TL) se paga a parte. Por falta de tiempo y no por ganas, no entro en la antigua piscina, donde se puede disfrutar del agua termal a 36 ºC entre los restos sumergidos de las columnas estriadas de mármol, pero queda apuntado para la próxima vez que visite Turquía.

Amanecer en Pamukkale

Tenemos el lujo de pasear solos por dentro de los Travertinos, agradeciendo el agua caliente en contacto con nuestros pies descalzos para combatir el frío que hace de buena mañana. Fueron declarados Patrimonio Mundial por la Unesco en 1988 y desde entonces el gobierno estableció un sistema de riego controlado, que llena las terrazas por turnos. De esta forma, se aprovecha el agua en los campos de algodón circundantes y también se consigue el dióxido de calcio, responsable de la blancura de la piedra, se seque sobre los travertinos activado por el sol cuando no hay agua.


Pamukkale

Con los pies secos y calzados de nuevo, continuamos el recorrido por las Ruinas de Hierápolis, ciudad dedicada a Hiera de Pérgamo y fundada por Eumenes II durante el imperio romano. Caminamos hacia la Necrópolis en la Puerta Norte para empezar desde allí el recorrido por el Frontinus, la calle principal que conserva el pavimento y las columnas a ambos lados. 

Letrinas Hierápolis

Justo a la entrada están las Letrinas, con sus canalizaciones separadas para aguas limpias y residuales. Pasamos por debajo del Arco de Domiciano, y nos encontramos con los Baños Romanos a la izquierda y los restos de una antigua Catedral a la derecha.

Arco Domiciano Hierápolis

Desde aquí giramos a la izquierda para acercarnos al Templo de Apolo, con su monumental Ninfeo, construido justo al lado del curioso Plutonium, un manantial dedicado a Plutón. Antiguamente se pensaba que este agujero estaba conectado con el inframundo, y solo los sacerdotes sobrevivían a sus tóxicos vapores de dióxido de carbono aguantando la respiración cuando estaban frente a los fieles, asegurándose así su privilegiada posición.

Nos desviamos por el camino de la izquierda y empezamos a ascender hacia el Anghiasma, donde nos encontramos con unos baños octogonales y la Tumba de San Felipe, donde se dice que fue llevado para su martirio.

Teatro Romano Hierápolis

Descendemos desde aquí hasta el gran Teatro Romano, que nos sorprende por su buen estado de conservación, cosa que no se aprecia hasta que se accede por la parte superior. Construido durante el reinado del emperador Adriano en el s. II d. C, tenía una capacidad para 10000 espectadores y fue dividido por un diazoma para separar los asientos de la parte superior de la inferior. Desde el teatro, tomamos el camino de la derecha, para descender hasta la Puerta Sur donde está el aparcamiento.

PASEO A PIE:
  • RECORRIDO: Circular
  • DURACIÓN: 1 hora 45 minutos
  • DISTANCIA: 4,77 Km
  • DESNIVEL: 84 m


Seguimos nuestra ruta pasando por Denizli, la ciudad a la que pertenece Pamukkale y donde los turcos vienen a comprar por kilos telas, albornoces, cortinas y hasta calcetines. Tomamos la carretera E-87 en dirección Cankurtaran, ascendiendo por los montes de pinos y madroños, con restaurantes de montaña típicos para comer platos de carne.

Giramos a la derecha por la D-330 hasta Tavas, donde se cultiva tabaco, y justo al pasar la población volvemos a girar hacia la derecha por la D-585, para evitar atravesarla. Pasamos por Kizilcabölük, Karahisar, Yahşiler y Seki. Poco después, junto a un cruce donde hay un aparcamiento, nos montamos en un remolque verde traccionado por un tractor, que nos lleva hasta la entrada de las Ruinas de Afrodisias (☎ (256) 448 80 03 Geyre Beldesi, Karacasu. Entrada: 10 TL. Horario: 08:00 – 17:00 (19:00 en verano).

Afrodisias Friso con peces

Afrodisias fue un pequeño pueblo en el s. VI a. C que fue creciendo hasta convertirse en una ciudad de 15000 habitantes. Finalmente, en el s. XII fue abandonada y mucho más tarde surgió en el mismo lugar el antiguo pueblo de Geyre, del que solo queda la plaza mayor, donde hoy en día se encuentran la cafetería y el museo y desde donde empezamos nuestra visita.

Afrodisias Tetrapylon

Por el camino de la derecha llegamos al Tetrapylon, la monumental puerta por la que entraban los peregrinos hacia el templo de Afrodita. En este sitio se puede ver la tumba del profesor turco Kenan T. Erim, que dedicó su vida a las excavaciones arqueológicas en Afrodisias.

Afrodisias Estadio

Girando de nuevo hacia la derecha, por un sendero entre campos llegamos al Estadio, espectacular tanto por su tamaño como por su estado de conservación. Se pueden apreciar aún los tuneles por donde entraban los gladiadores a la arena, en la que fue convertido el estadio en su extremo este, justo por donde llegamos.

Afrodisias Templo Afrodita

Regresamos por el sendero por donde veníamos y después nos desviamos un poco hacia la derecha para acceder al Templo de Afrodita, que fue transformado en una iglesia cristiana alrededor del año 500 d. C. y junto a él se construyó el Palacio Arzobispal sobre la mansión donde residía el emperador romano.

Afrodisias Bouleuterion

Siguiendo al frente esta el Bouleuterion, el edificio semicircular donde se reunía el consejo, que si está perfectamente conservado. La lluvia hace que no prosigamos al frente nuestra visita y volvamos sobre nuestros pasos a refugiarnos en la cafetería de la entrada. Aprovechamos que disminuye un poco su intensidad para coger el camino de la izquierda esta vez y acercarnos al Sebasteion, el templo para los emperadores romanos deificados, que queda muy próximo.

Afrodisias Teatro

Subimos casi corriendo unos escalones de piedra que quedan a nuestra izquierda para visitar el Teatro y sus Baños. Desde arriba podemos tener una vista casi completa del Ágora, con su piscina y el Pórtico de Tiberio

Afrodisias Agora

Volvemos al aparcamiento recorriendo el sendero de medio kilómetro con el mismo tractor que nos trajo y seguimos nuestra ruta para parar un poco más adelante en el Restaurante Doga.

PASEO A PIE:
  • RECORRIDO: Circular
  • DURACIÓN: 1 hora
  • DISTANCIA: 2,5 Km
  • DESNIVEL: 15 m


Continuamos por la misma carretera, pasando por las localidades de Karacasu, Dekeröy, Yenice y Başaran hasta tomar la E-87, dirección Kuyucak y Nazilli. Atravesamos la ciudad de Aydin y después tomamos la salida de Germencik para tomar la D-550. Después de pasar las poblaciones de Ortaklar, Çamlik y Acarlar y antes de llegar a Selçuk cogemos un desvío a la izquierda (Meryem Ana Yolu) por el que llegamos a la entrada superior de Éfeso, la Puerta de Magnesia.

Éfeso (☎ (232) 892 6010 Entrada: 25 TL. Horario: 08:00 – 16:30 (18:30 en verano) es una de las ciudades clásicas mejor conservadas y en ella estaba una de las siete maravillas del mundo antiguo: El Templo de Artemisa, en sus tiempos el más grande del mundo, pero del que hoy en día solo queda en pié una columna.

Comenzamos la visita por los Baños de Varius, estructuras presentes normalmente junto a las puertas de las ciudades antiguas, que servía como centro social en el s. II a. C. Aunque las excavaciones aún prosiguen, se pueden observar los bloques de mármol con los que fueron construidas sus tres secciones: el frigidarium, de agua fría; el tepidarium, de agua templada y el caldarium, de agua caliente.

Seguimos como si fueramos un antiguo ciudadano de Éfeso, lavadito y aseado ya en el baño, que accede al Agora Superior, donde la clase alta se reunía para discutir cuestiones políticas y otros rumores. Del Templo de Isis prácticamente no queda nada, ya que fue destruido durante el reinado del emperador Augusto, por su antipatía hacia Cleopatra.

Casi enfrente está el Odeón, con la forma de un pequeño teatro con la capacidad de 1500 personas, donde se reunían los mandatarios para tratar asuntos y decisiones importantes en la ciudad.
Efeso Prytaneion

Un poco más adelante, vemos las dos columnas que quedan del Prytaneion, donde las vestales guardaban la llama sagrada, el corazón de Éfeso. Durante las excavaciones se encontraron dos estatuas de Artemisa, que hoy en día se guardan en el Museo de Éfeso.

Desde aquí, bajamos por la calle sagrada, dejando los restos del Templo de Domiciano a la izquierda y llegamos a la Fuente de Polio, construida con trozos del Templo de Isis y al Monumento de Memius, una estructura que también disponía de fuente rectangular.

Efeso Vía de los Curetes

Por la Puerta de Hércules accedemos a la Vía de los Curetes; la calle principal de la zona alta de Éfeso; que nos da una idea de la exhuberncia de la ciudad. Estaba repleta de monumentos, fuentes y tiendas a ambos lados de la calle. También se encontraban aquí las Casas adosadas, con bellos mosaicos en sus entradas de los ciudadanos más ricos. 

También se encuentra en esta avenida la Fuente de Trajano, una piscina de 20x10 m. rodeada por estatuas de Afrodita, Dionisio y los miembros de la familia de este emperador, en honor al cual fue erigida. Es curiosa la inscripción que hay junto una esfera bajo un gran pie en ruinas, en la que pone: “Lo he conquistado todo, y ahora está bajo mi pie”. De aquí viene la suposición de que los romanos ya sabían que la tierra era redonda, si asimilamos la esfera a la tierra.

Giramos hacia la izquierda para visitar las Letrinas, otro de los centros sociales de la ciudad, que incluso tenía socios con “asientos reservados” o de lo contrario se debía pagar tasa para entrar. Los aseos están alineados contra las paredes y por debajo de ellos hay un sistema de canalizaciones. En el espacio central había una piscina para poder asearse.

Un poco más adelante se encuentra el Templo de Adriano, por donde se accede a las casas adosadas, con una entrada que se compra a parte, pero nosotros no las visitamos por dentro por falta de tiempo... una lástima.

Al final (o principio según se mire), de la vía de los Curetes está la Biblioteca de Celso Polemeano, que es el monumento imagen de las ruinas de Éfeso. Fue construida en el año 114 y fue la tercera biblioteca más grande del mundo antiguo, después de Alejandria y Pérgamo.

Efeso Biblioteca de Celso

Tenía una capacidad para 12000 rollos y gracias a un espacio vacío entre sus paredes exterior e interior, estos documentos quedaban mejor protegidos de la temperatura y humedad. La base de la fachada es convexa y las columnas centrales son más grandes, lo que da una sensación de mayor altitud al edificio. Las estatuas que estaban en las hornacinas de la fachada se encuentran ahora en el Museo de Éfeso en Viena, y representaban las cuatro virtudes: Arete – Bondad, Enoia – Intelecto, Episteme – Conocimiento y Sofía – Sabiduría.

Es muy curioso que justo enfrente de la biblioteca se encuentre el Burdel, la Casa del Amor, una estructura que no tenía ventanas, al principio de la Calle de Mármol; aunque no es cierto que existiera un túnel que conectara ambos edificios.

Efeso - Señal Burdel en la Calle del Marmol

Siguiendo por la Calle de Mármol, nos encontramos con una losa en el suelo muy particular. Tiene tallados un corazón, el torso de una mujer con adornos en la cabeza y un pie izquierdo. Estos símbolos se hacían gastar como señal, significando que desde allí, a mano izquierda se podía encontrar el burdel.

Seguimos hasta el Gran Teatro del s. I d. C y con un aforo para 25000 personas, por lo que los arqueólogos calculan que en Éfeso habitaban unas 250000, ya que suelen multiplicar por 10 el aforo de los teatros para conocer el tamaño de las antiguas civilizaciones.

Efeso Gran Teatro

En la parte frontal del teatro se conserva una Fuente Helenística, ya que este teatro fue reconstruido por los romanos a partir del teatro de la ciudad de Lisímaco.

La última gran avenida es la Arcadia o la Calle del Puerto, con canalizaciones para agua corriente y residuales bajo sus losas de mármol.

Efeso Arcadia

Giramos a la izquierda en dirección a la salida, junto a los restos del Gimnasio de Vedius, un punto fenomenal para obtener una buena panorámica del teatro.

PASEO A PIE:
  • RECORRIDO: Lineal
  • DURACIÓN: 1 hora
  • DISTANCIA: 1,38 Km
  • DESNIVEL: 10 m


Seguimos la ruta, atravesando Selçuk por la D-550, hasta tomar la autovía E-87 en dirección Izmir. Por los alrededores de Esmirna, el tráfico es muy intenso y tardamos muchísimo en llegar al hotel SC Inn (Mürselpaşa bul.), ya que este se encuentra en el centro, próximo al paseo marítimo (kordon).

Izmir, la antigua Esmirna, es una ciudad moderna, de hecho es la tercera más grande de Turquía. Aunque llegamos tarde y por la mañana temprano tenemos nuestro vuelo de regreso, aún nos da tiempo a dar un pequeño paseo por la ciudad.

Esmirna Expo 2020

Atravesamos Dokuz Eylül Meydanı, y su enorme bola del mundo que preside la rotonda hacia Gazi bul. Llegamos al barrio de Alsancak y su paseo marítimo. Lleno de restaurantes que no cierran ni siquiera en el Ramadan, está parte de la ciudad es perfecta para pasear, y por el Birinci Kordon llegamos hasta Cumhuriyey Meydanı, donde se encuentra el monumento dedicado a Atatürk, que celebra el día de su reconquista, su festividad local más importante. Y en esta misma plaza me llama la atención el pabellón con rótulos de la Expo 2020, a la que ya parece que se están preparando. 

Con un poco de pena, vuelvo hacia el hotel a punto para la cena, finalizando así un viaje inolvidable con unos compañeros de ruta estupendos.

RUTA EN COCHE:
  • RECORRIDO: Lineal
  • DURACIÓN: 11 horas (con paradas y visitas)
  • DISTANCIA: 341 Km
  • DESNIVEL: 1120 m

5 comentarios:

  1. Estou viajando nesta semana para a Turquia e gostei muito das suas dicas!

    ResponderEliminar
  2. Estou viajando nesta semana para a Turquia e gostei muito das suas dicas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teka me alegro mucho de que te haya servido. Mi viaje a Turquía fue realmente especial y lo disfruté muchísimo junto a mis padres. Pásalo genial y bebe un té maravilloso turco a mi salud ;)

      Eliminar
  3. Entonces visitastes esos 4 lugares en 1 día nosotras lo hemos dividía en 2 días somos 3 chicas nos convendría contratar un auto verdad? Ahórranos tiempo y el día que sobra lo dedicaríamos a Esmirna qué opinas?

    ResponderEliminar
  4. Minerva, si vais por vuestra cuenta mejor dos días, sobretodo si vais a contratar un coche. En transporte público incluso más, para tener tiempo suficiente de poder acceder a estas ciudades clásicas (no están próximas a las actuales excepto Pamukkale). Empiezas el circuito al amanecer y llegas a Esmirna de noche. Nosotros pudimos hacerlo así porque contabamos con transporte y guía, con lo cual vas directa al sitio y aprovechas más el tiempo. Pero vale la pena perderse entre las ruinas y dejarse llevar por el ambiente!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!!!