Las Alfombras Turcas


UN POCO DE HISTORIA


Nudo gordiano

En realidad no se sabe cuando se comenzó en Turquia a tejer alfombras, aunque algunas fuentes datan este hecho en el Neolítico (7000 A.C.) Los primeros ejemplos consistían en una urdimbre y una trama similares a los kilims de tejido plano.

Los tejidos de alfombras debían tener su origen en las estepas secas donde vivían las tribus nómadas. Asia Central era un lugar adecuado para el primer centro de tejido de alfombras debido a la disponibilidad de tierras para el pastoreo de ovejas y por el clima de la región.


Las alfombras se utilizan en el hogar como revestimientos para el suelo, mantas, manteles y decoraciones y adquieren valor con el tiempo. Antiguamente constituían el "mueble" más valioso y práctico de una familia nómada, ya que calentaban  y alegraban sus hogares.

Mujer turca tejiendo una alfombra

Algunos de los ejemplos más antiguos conocidos son los dieciocho pedazos de los turcos Selcuk en el siglo XIII. Los motivos de estas piezas representan flores y geometrías estilizadas en varios colores básicos y fueron tejidas en Sivas, Kayseri y la capital Konya.

El arte de tejer alfombras que se inició con las Selcuks continuó con los turcos otomanos. Durante el período de transición en el siglo XIV comenzaron a aparecer en las alfombras figuras de animales. Aunque muy pocos de ellos existen ya en la actualidad, se les puede ver en las pinturas de famosos pintores italianos, franceses, holandeses y flamencos.

Cociendo capullos de seda

En el siglo XV, hubo una mayor variedad de motivos animales en las alfombras y un nuevo grupo de alfombras con una combinación de motivos de animales y patrones geométricos apareció en esta época. Estas mantas fueron llamados "Holbein Tapetes" ya que aparecen en las pinturas del artista alemán Hans Holbein. Dado que no existen ejemplos de la supervivencia de estas alfombras de hoy, toda la investigación se lleva a cabo a partir de las pinturas.

En este siglo, Bergama y Ushak se convirtieron en centros de tejido importantes en el oeste de Anatolia.

El siglo XVI vio el comienzo del segundo período exitoso de la confección de alfombras en Anatolia. Las alfombras de este período son llamados "Alfombras otomanos clásicos". La razón de que estos alfombra se llaman "Alfombras de Palacio" es que el diseño y los colores se habrían determinado por los artistas del palacio y luego se enviaban a los centros de tejido. Este método era similar al utilizado en la producción de baldosas de cerámica de ese período. Los diseños, que consistían en ramas tortuosas, hojas y flores como tulipanes, claveles y jacintos, se tejen en un estilo naturalista y establecen la composición básica de la alfombra. Este estilo se continuó en otras regiones y se puede ver en alfombras turcas hoy.

Capullo de seda

En los siglos XVII y XVIII, Gordes (Ghordes), Kula, Milas, Ladik, Mucur, Kirsehir, Bandirma y Canakkale (Dardanelos) ganaron importancia como centros de tejido de alfombras, junto con Ushak y Bergama. Las alfombras tejidas en algunas de estas regiones se conocen como "Transilvania Tapetes" ya que se encontraron en las iglesias de Transilvania.

En el principio de los siglos XIX y XX, las alfombras tejidas en Kumkapi (Estambul) y Hereke ganó el reconocimiento mundial. Las alfombras de seda más finas del mundo todavía se están tejiendo en Hereke hoy en día.

Podemos identificar las alfombras tejidas en diferentes regiones. Las alfombras tejidas en las zonas agrícolas de Anatolia deben sus orígenes a los colonos o las culturas nómadas. En Europa, estas alfombras (que se tejen con lana de lana) son generalmente llamadas "Alfombras de Anatolia". En los pueblos donde las personas se han asentado de forma permanente, las alfombras se tejen con lana combinada con algodón.

Seda para alfombras

Hoy en día en Turquía, hay regiones que mantienen viva esta tradición maravillosa. Estas alfombras se tejen en Konya, Kayseri, Sivas, Hereke, Yagcioglu, Kula, Dosemealti, Taspinar, Isparta, Milas, Bergama, Canakkale, Ezine, Kars, Ushak, Ghordes , Fethiye y Yahyali.


EL OFICIO DE TEJER ALFOMBRAS

Una alfombra es una artesanía que se compone de dos partes: el esqueleto de la alfombra, que está formado por hilos verticales y horizontales llamados urdimbre y trama respectivamente; y la parte que se asemeja a una imagen, el pelo, hecha por anudar diferentes colores de hilo en la matriz de la urdimbre y la trama. Con el fin de formar motivos, hay dos técnicas para formar los nudos:

Urdimbre, trama y nudos


  • Turco, gordiano, nudo simétrico o anudado doble Cada nudo está hecho en dos urdimbres. En esta forma de anudar cada extremo del hilo de pelo se envuelve todo el camino alrededor de las dos urdimbres, bajó un corte.
  • Persa, anudado no simétrico o individual. Mientras que uno de los extremos del hilo se envuelve todo el cuidado alrededor de la urdimbre, el otro extremo va justo al lado de la otra trama. Entonces ambos extremos se tira hacia abajo y cortan.
Nudo turco Nudo persa

Los pasos para tejer una alfombra son:
  1. El tejido se inicia desde la parte inferior del telar. En primer lugar la parte kilim (parte plana tejida) se teje en el borde inferior.
  2. El tejedor entonces toma un trozo de lana que se corresponde con el patrón y forma un nudo en dos urdimbres.
  3. Luego se corta el exceso de lana con un cuchillo.
  4. Después de que se complete una fila de nudos, se pasa un hilo de trama entre los hilos de urdimbre frontal y posterior. Los hilos de trama se utilizan para fortalecer los tejidos de la alfombra.
  5. Luego toman la Kirkit (un peine de la herramienta) y la pasan enérgicamente por la fila de nudos en la trama, con el fin de obtener la rigidez deseada y hacerla más compacta.
  6. Después de esta etapa, con un par de tijeras ajustables, se cortan los hilos excedentes de color para obtener un nivel uniforme de espesor de la pila.
  7. Este proceso se continúa hasta que la alfombra se completa


LOS COLORANTES

Hay dos tipos de tintes que se utilizan para teñir la lana: los naturales y los químicos.

Los tintes naturales se obtienen de tres fuentes: los vegetales, animales y minerales. Los que se usan más ampliamente en la producción de alfombras son los vegetales. Algunos de los ejemplos de colores que se obtienen a partir de plantas y productos quimicos son: 
  • Rojo: Rubia tintorum Dactylopius coccus (cochinilla)
  • Amarillo: Anthemis tinctoria (manzanilla) Crocus sativus (azafrán) Genista tinctoria
  • Azul: Indigofera tinctoria (indigo) Isatis tinctoria (hierba pastel) Dicromato potásico. Sulfato de cobre.
  • Marrón: Juglands regia (cáscara de nuez)
Los colores se fijan con sulfato de aluminio y potasio y después se lava la alfombra para que no destiña

Colorantes vegetales para tejidos


CONSERVACIÓN DE LA ALFOMBRA

El cuidado de su alfombra desde el principio ayuda a que la alfombra se conserve en buen estado durante mucho tiempo. 

En la limpieza periódica hay que eliminar el polvo que se ha acumulado. La alfombra se debe limpiar con aspiradora con cuidado una vez a la semana y a fondo una vez al mes. Este proceso evita la deposición de polvo dentro de la urdimbre.

En alfombras nuevas puede haber un poco de lana de lana suelta. Después de aspirar, se quitarán los hilos de lana suelta. Para limpiar los derrames y cualquier tipo de suciedad en las alfombras, se recomienda el uso de agua y jabón. Una pequeña cantidad de jabón común se vierte en un recipiente con agua fría y el área sucia se debe lavar y limpiar con cepillo y paño o una esponja. Después de esto, el jabón debe ser retirado completamente con un paño limpio y se deja secar.

Además, una vez cada 10 o 15 años, la alfombra debe llevarse a un profesional que entienda de alfombras, pero nunca mediante limpiezas en seco.

Alfombra turca


UNA BUENA COMPRA

Para adquirir una buena alfombra es preciso dedicar algún tiempo, visitando varias tiendas y comparando precios y calidades.

Tanto a las alfombras de seda como a las alfombras de lana cien por cien (yüz yün) se les debe comprobar la urdimbre, la trama y el pelo. La densidad del anudado se comprueba inspeccionando la alfombra por el revés: cuanto más tupido sea el tejido y más pequeños los nudos, mayor será la calidad y la durabilidad de la alfombra.

También se suelen comparar los colores del anverso con los del reverso, abriendo el pelo con los dedos y mirando el fondo a la luz del día. Las alfombras antiguas tienen una mayor riqueza del color en el fondo del pelo debido a que se ha decolorado por la luz ambiental en la superficie. Los tintes naturales destiñen menos que los químicos, pero aún así las alfombras nuevas pueden manipularse para que parezcan viejas.

Es aceptable que el comprador arranque unas fibras para quemarlas y poder comprobar así que huelen a lana o a seda, o bien que frote la alfombra con un paño limpio para comprobar si destiñe.

Lo mejor es  pedir, junto a la factura de compra un certificado emitido por la tienda, para evitar sorpresas desagradables en las aduanas del aeropuerto. En Turquía está estrictamente prohibido exportar objetos de más de 100 años de antigüedad y es probable que al llevar la alfombra en el equipaje se nos pregunte.

Como comprar alfombras en Turquia

No hay comentarios:

Gracias por tu comentario!!!